Qué tiene en mente el presidente Milei para la economía que viene

“Es la historia de mi vida”. La frase se le escuchó al presidente Javier Milei pocos minutos antes de subir al avión que lo conduciría a la principal cumbre conservadora de Estados Unidos junto a Donald Trump. Estaba exultante. La pelea con Ignacio Torres, gobernador de Chubut, y la suma de respaldos que el mandatario provincial recibió de los gobernadores de Juntos por el Cambio, de la Unión Cívica Radical, de la Coalición Cívica y hasta del propio Axel Kicillof, lejos estuvieron de amedrentarlo. Hizo dos llamadas, comenzó una batería de retuits de quienes lo respaldaban y en pocos minutos fue el propio ministro de Economía, Luis Caputo, quien dio la respuesta oficial. “La deuda de la Provincia de Chubut con el Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial al 29/02/2024 asciende a la suma de $119.091.257.332,36. El Gobierno de la Provincia de Chubut no presentó ningún pedido de cancelación de la deuda”, explicó el ministro en X.

A esa altura parecía haber pasado una eternidad desde el festejo esa misma tarde por la visita de Antony Blinken, hombre de estrecha confianza de Joe Biden, y una de las figuras más influyentes del mundo. La batalla con los gobernadores se sumó a la de Lali Espósito, al cierre del Inadi, los fondos fiduciarios, a su definición del Congreso como “nido de ratas”, al anuncio de una reestructuración de fondo en el Estado y a dos amenazas de paro latentes: la de Ctera y la de Aerolíneas Argentinas previsto para el miércoles. “El gremio docente ese es una unidad básica. No defiende a los trabajadores sino al kirchnerismo pero lo bueno es que todo va saliendo a la luz”, celebraron en el Gobierno.